El 1×1 de la Tricolor luego de perder con Chile

Máximo Banguera, 7/10
Estuvo atento en todas las jugadas y no tuvo oportunidad en los goles. Es el mejor arquero del país, sin duda alguna.

Antonio Valencia, 4/10
Empezó el cotejo como lateral, su puesto habitual en el Manchester United, pero cometió un error que rara vez le pasa en Europa, al perder un balón por su intención de salir jugando. No siempre hay que ser fino. Eso le costó el primer gol a Ecuador. En el tiempo inicial, se chocaba con Renato Ibarra y fue confuso su papel en general, pues no desbordaba y los chilenos atacaron mucho por su costado. En el segundo tiempo fue más lúcido y lideró los mejores momentos en que la Tricolor pudo someter a Chile y lograr el empate. La tarjeta amarilla le privará de liderar al equipo en el cierre con Argentina. No era el final que este jugador merecía.

Darío Aimar, 5/10

No dio cobertura en el rebote de Banguera, para el segundo gol. De ahí, es difícil reprocharle nada a este debutante, que no dio muestras de nerviosismo a pesar de la tremenda misión encomendada. Ayudó que el rival perdonó algunas opciones claras de gol.

Robert Arboleda, 6/10

Mucha personalidad y mucho aplomo. A ratos, el rival lo puso a trabajar con esos centros al área y sobre todo esos pases cortos y a veces quedó desubicado, pero resolvió gran parte de los apremios.

Leonel Ramírez, 7/10
Cumplió. Repartió balones, quitó otros y le dio a Ecuador una alternativa de salida que hizo daño a Chile. Se ha consolidado.

Jefferson Intriago, 5/10
Otro jugador que libró una batalla como si se jugara la vida. A ratos brilló pero en otros momentos lo aplastaban y eso provocaba que el rival atacara por el centro y la Tricolor entrara en emergencia. En otros momentos, hacía pases hacia atrás y quitaba ritmo a sus compañeros. Lo mejor es que se recompuso y cerró con honores el cotejo.

Jefferson Orejuela, 5/10
Otro jugador que empezó mal pero que subió de nivel, sobre todo en la recuperación y en la distribución de la pelota.

Renato Ibarra, 2/10
Tomó el puesto de ‘Toño’ pero fracasó en sus incursiones. Se lanzaba hacia el centro donde los chilenos lo estrujaban a placer. Se salvó de ver la cartulina roja, que la merecía. Como disculpa, es entendible que Ibarra no haya logrado entenderse con Valencia porque nunca se han visto en la obligación de jugar juntos.

Ayrton Preciado, 4/10
No vamos a decir que no se esmeró pero desentonó bastante con la presentación general de Ecuador. Para muchos, hizo un buen cotejo por su aspecto solidario y quizás no debió salir tan pronto.

Michael Arroyo, 1/10
Es verdad que su presencia no estaba programada pero la lesión repentina de Enner obligó a hacer un cambio. Empezó prendidísimo pero en 20 minutos se apagó el combustible y se desvaneció para siempre. Al parecer su misión era actuar como una especia de enganche pero debió retroceder porque la marca en mitad de campo de Ecuador cayó en un hoyo negro. Esto generó que ‘Gambetita’ se convirtiera en una pieza intrascendente, con pases infructuosos y muy lejos de Bravo, el meta al que asustó con un disparo, pero no más. Decepcionó porque tiene experiencia mundialista pero parecía el más tímido de todos.

Roberto Ordóñez, 5/10
Cuerpeó, lo cuerpearon y cuerpeo más; lo derribaron y también derribó. Hizo más en 90 minutos que Felipe Caicedo en ocho meses, pero grandes pasajes del primer tiempo estuvo demasiado solitario. Con Garcés en el segundo tiempo se dedicó a arrastrar marca y de sus pies nació la jugada del empate. Falló un gol. Se esperaba un poco más de la ‘Tuka’, pero tampoco mucho más: hizo lo que tenía que hacer.

Carlos Garcés, 0/10
Enorme decepción.

Romario Ibarra, 8/10
Tuvo el debut soñado: entró y en el primer balón que tocó con la camiseta de Ecuador en toda su vida hizo el gol. Inolvidable. Casi mata de un infarto a medio Chile.

Jacob Murillo, 0/10
Al contrario de Romario, tuvo el peor debut posible: en una jugada sin historia, perdió un balón que debía ser botado y Chile ganó el partido. Es un accidente que le pasó al gran Antonio Valencia y puede ocurrirle a cualquiera, es verdad, pero para motivarlo le ponemos un cero.

Jorge Célico, 5/10
El estratega interino se emocionó con esto de dirigir a la Tricolor y realizó una alienación desconcertante. ¿Y Cevallos? ¿Y Velasco? En su favor está en que el rival se impuso por dos errores de novato y eso habla bien del esquema táctico. También es cierto que solo tuvo dos días para parar este equipo y Ecuador jugó mejor que Chile en varios pasajes (claro que no basta jugar mejor, pero eso es otra cosa). Pero también es verdad que falló en el cambio clave, al meter a Murillo por Intriago, que era un león, y dejar a Arroyo, que era un koala. Eso le costó el partido. En todo caso, su desempeño fue mejor que el de Quinteros, quien fallaba en todos los cambios. Y bueno, a Célico aún le queda el duelo con Argentina para pasar a la historia como el DT que eliminó al equipo de Messi.

Fuente Bentido Futbol