“Lo mejor es ver la felicidad de los hinchas”

¿Cómo evalúa el desempeño del equipo en 2018, con el título que les fue esquivo por ocho años?

Qué año tan importante y trascendente fue este, porque celebramos de inicio a fin. Mi amigo Patricio Urrutia me decía que este año le entregué más camisetas que cuando jugaba en Liga. Celebramos varios acontecimientos importantes y relevantes para la institución: en julio los 10 años de la Libertadores, en octubre los 100 años de institución desde su origen. Nos ha dejado un legado enorme y todo eso fue muy especial. No tengo por qué transmitir las dificultades que superamos cada día; los hinchas solo reciben el resultado y nos califican. Internamente hay un sinnúmero de dificultades: financieras, deportivas y políticas.

Toda esa frustración, ese peso de no haber logrado cosas de ocho años, lo pudimos superar con la vuelta. Hoy nos llena de una felicidad enorme. Puedo decir de corazón, a los hinchas de Liga, que lo mejor es ver la felicidad que les deja a ellos. Cuando paseábamos por la ciudad, cuando daba la vuelta por la cancha y veía las tribunas, suites, generales, eso es impagable. Eso llena el alma y es la energía que tenemos para poder luchar día a día contra la adversidad y buscar la fórmula para hacer de Liga un equipo protagonista. Hubo dudas al inicio con Pablo Repetto.

¿Cómo se manejó para que pueda ser un proceso exitoso?

Supimos sortear esas dificultades y hoy logramos tener un proyecto deportivo que continuó. Siempre buscamos continuidad, con los proyectos ganadores de Liga: Manuel Pellegrini, Jorge Fossati, Juan Carlos Oblitas, Edgardo Bauza, Luis Zubeldía. Todo eso provoca que se pueda tomar mejores decisiones, porque no queremos ser nosotros los directores técnicos, ni que los entrenadores nos impongan barbaridades que no podamos cumplir. Es un trabajo en conjunto y eso es una respuesta para los que creen que los dirigentes somos los que contratamos. Los que somos responsables de la firma, a la final, somos los dirigentes.

Ahora es época de fichajes y renovaciones y han sonado varios nombres para Liga. ¿De qué forma han avanzado en ese aspecto?

El primer objetivo es mantener el actual plantel en su gran mayoría. Si lo mantenemos, seguramente tendremos chance de poder traer uno que otro alternante que eleve el nivel del equipo, que es lo que estamos buscando, pero sosteniendo la base. No está fácil, porque un equipo campeón es inflacionario, siempre va a exigir más, y eso no es fácil; sobre todo en un año en el que hay una transición con la LigaPro. Se nos recorta el presupuesto, se nos obliga por el control económico. Habrá un sinnúmero de variables difíciles de alcanzar y vamos a tratar de encontrarlas.

¿Se pueden confirmar ya refuerzos para 2019? Hemos dialogado con varios jugadores a través de sus representantes, porque terminan sus vínculos con sus clubes de origen. Hemos avanzado y tenemos preacuerdos con algunos futbolistas, pero no quiero mencionar sus nombres hasta que no estén absolutamente cerrados.

Con los que tienen contrato vigente con sus clubes, lo hacemos con los dirigentes. Esperamos ponernos de acuerdo, porque hay una economía del club que es limitada y no podemos extendernos. Hoy la prioridad es pagar los sueldos de noviembre, primas atrasadas y el premio del campeonato. No nos quedará nada y hay que golpear las puertas de los bancos en estos días y generar un pasivo, para tener los recursos necesarios para ir solventando la necesidad de contrataciones que demandan estos cierres de contrato.

Hoy (ayer) se efectúa una reunión de la comisión económica, sabremos con cuántos recursos contamos, el endeudamiento que podemos provocar y con eso confirmar las opciones que negociamos.

¿Qué hace falta para lograr un acuerdo con el directorio que preside Guillermo Romero y que puedan continuar en el club?

No queremos entrar en dimes y diretes públicos, porque eso no le hace bien a Liga. Pero hemos llegado a un punto en el que ya no podemos continuar sin una resolución. Tenemos que ir a golpear puertas de bancos, empeñar nuestras firmas para garantizar valores importantes si queremos invertir y traer jugadores. No se lo puede hacer en un mes complicado como es diciembre, porque hemos dilatado demasiado tiempo esta decisión. En enero decidimos dejar Liga, por pedido de los socios que decían que ellos pueden hacerse cargo del equipo. Varios socios dijeron que se pueden hacer cargo del equipo, con mejores acciones, mejores gestiones y ante esa posición decidimos dar un paso al costado. Algo de gratitud, algo de respeto  y algo de responsabilidad. Aparte del dinero que entregó mi padre, con su esfuerzo y dedicación, adicionalmente está un sinnúmero de valores en bancos. Que hemos generado pasivos, por supuesto. Dígame un equipo en Ecuador que no genere pasivos. Si continuamos, ¿no es correcto y justo que lo hagamos bajo nuestros términos por la enorme responsabilidad que eso representa? Son términos normales: manejo con total autoridad, descentralización total en la parte deportiva, económica y financiera. No tiene sentido si no tenemos total control. No estamos pidiendo nada que no tenga sentido ni lógica. También pedimos que sean 5 años, para no volver a caer en lo mismo: 4 años y volver a caer en lo mismo, en un cambio de directorio.

¿Qué significa volver a la Copa Libertadores como campeón y qué representa eso en la parte deportiva y económica?

Entrar a la Libertadores como un equipo campeón, representando al fútbol ecuatoriano, es una gran obligación y responsabilidad. Pensar que nos toca un grupo fácil, eso no es posible. Sabemos que siempre que vamos a jugar la Copa nos va a tocar jugar contra los mejores del continente y para eso debemos prepararnos.

Ahora estamos recuperando un poco el camino en la parte económica; hoy vamos a jugar por valores que todavía están por debajo de lo que debería ser, porque si queremos ser mejores, debemos actuar mejor y buscar que la competencia mejore. Hay que involucrar nuevamente a los mexicanos, también a la MLS, porque eso hará que existan mayores ingresos y con eso en algo equiparar la competencia con la Champions. A veces pasa que estamos más pendientes de lo que sucede en ese torneo. 

Fuente El Telegrafo